Lo escrito
Entre sus misiones, la que hoy mas justifica su existencia son las consultas en beneficio de sus miembros. En 2006, el CRIDON ha contestado a 20 163 preguntas y se consultaron en sus Bases 502 491 documentos.
Habida cuenta de los términos de la Ley sobre los "usuarios del derecho", los consultantes del CRIDON sólo están habilitados a consultar en "beneficio de sus miembros". Queda prohibida cualquier actividad de consulta jurídica a los asalariados permanentes del CRIDON a partir del momento en que ni sus actividades ni su grado universitario no les permitan derogar a esta prohibición.
Esta función consultora consiste en contestar a cuestiones juridicas en todos los ámbitos proprios de la Notaría.
Es un error creer que los consultores del CRIDON sólo tratan las materias específicamente notariales. Al contrario, su misión es aportar su colaboración a los notarios que lo solicitan cuando tienen un apuro. La dificultad no surge sistemáticamente de la práctica habitual. Es más, la novedad de la situación expuesta por el cliente es la que hace surgir la incertidumbre e incluso la inquietud.
Un buen profesional especializado en las sucesiones, los regímenes matrimoniales o la filiación, no está necesariamente armado para aconsejar a un cliente que desea implantar una fábrica en España, hacer construir un barco en Trieste o ayudar a un partido político que desea adquirir su nueva sede social utilizando el ahorro público.
Frente a estas situaciones poco habituales para el notario concernido, el CRIDON sabe demostrar su eficacia.
La labor consultora consiste también en orientar la práctica notarial frente a las mutaciones que plantean las nuevas leyes, las prescripciones administrativas o el último cambio de la jurisprudencia.
A veces contribuye a  concienciamiento de la novedad, atenúa el choque o contribuye a su integración en la práctica de todos los días.
Contribuye a forjar nuevas costumbres, necesarias para la evolución de cualquier práctica profesional.
"La consulta escrita" es más apropiada para responder a una cuestión de derecho cuya solución no es evidente, suponiendo que haya una cierta.
La evolución de nuestro derecho privado implica que numerosas cuestiones, que antaño eran "cuestiones de derecho" cuya respuesta estaba dictada por "sistemas de soluciones" de un rigor lógico matemático, se han convertido en "cuestiones de hecho" sometidas a la sensibilidad e incluso a veces a la discrecionalidad de los magistrados que las juzgan.
Nuestra sociedad ya no conserva el valor de respetar la ley cuando su aplicación supone un resultado demasiado doloroso. Cultiva el sentido de la proporcionalidad. Le importa poco la formulación de la ley si la sanción le parece demasiado rigurosa.
Que jurídicamente tengan razón o no, los litigantes arriesgan, muy a menudo, ganar sólo a medias o perder sólo la mitad de su pleito.
En principio, el CRIDON sólo se pronuncia cuando un contencioso está trabado. 
La producción global por materia 
El proceso de consulta
El teléfono
La consulta se efectúa verbalmente una vez formulada la petición por teléfono, fax o correo electrónico. Esta reservada únicamente a las personas habilitadas (notarios afiliados o colaboradores autorizados).
Es un error creer que la solicitud de consulta oral exige menos reflexión o investigación que la que se hace por escrito. Los consultores la tratan con un cuidado equivalente. La toma de posición y la certidumbre que generan son similares.
Sus diferencias residen probablemente en la índole de la pregunta formulada.
La opinión verbal supone una toma de posición inmediata, una decisión rápida sobre la conducta que se ha de adoptar.
El "que hacer" prevalece con respecto al "porqué". La justificación del parecer formulado no pretende tranquilizar al que ha enunciado la pregunta. Su finalidad es dar argumentos autorizados al que adopte el punto de vista avanzado, que le permitirá además combatir mejor la tesis contraria.
El notario envía su pregunta por correo electrónico o fax. La pregunta se atribuye entonces a un especialista que le responde ese mismo día. La consulta telefónica se factura con la misma tarifa que la consulta escrita.
La cita
Los notarios adheridos al CRIDON de París pueden obtener en cualquier momento una cita con uno o varios consultores. Al ser recibidos, pueden hacerse acompañar por sus colaboradores o por su cliente.